Aunque parezca mentira la decisión adoptada por la dictadura (que ahora podemos llamar así sin remilgos) para sepultar la celebración del Referendo Revocatorio, constituye un acierto, aunque de carácter parcial, atribuible a la Mesa de la Unidad Democrática.

Ahora, se preguntará el lector no sin razón, ¿a cuenta de que puede llamarse exitoso al cierre del que lucía como el único camino viable para lograr el rescate de la democracia y la reconstrucción del país? Pues bien, debemos recordar que este gobierno se reviste de una naturaleza antidemocrática que implica, en lo fundamental, la posesión del poder a toda costa y de manera indefinida. Pero ya no solo por razones ideológicas, sino porque hundidos, como están, sus jerarcas, en todo tipo de trapisondas, lo suyo es una huida hacia delante, mientras se cubren las espaldas con la aplicación del terror y la violencia. De manera que resultaba perfectamente previsible que harían, como hicieron, lo imposible por evitar unas votaciones que les garantizaban una derrota aplastante.
Entonces, si eso es así, ¿por qué tanto esfuerzo y tanta alharaca con una salida que estaba negada desde el vamos? Porque había que agotar los recursos democráticos y forzar así al chavismo a despojarse del ropaje democrático que ya ni siquiera le cubría las partes pudendas.
Pero, ¿no estaba eso más que claro antes de sabotear el referéndum? Sí, pero ahora, demostrado su apego irrestricto a las normas violadas por el gobierno, la oposición tiene el derecho y el deber de continuar su lucha bajo los términos contemplados, igualmente, por la Constitución.
¿Cuáles son esos métodos? Pues los necesarios para lograr el cambio y eso demanda una movilización que se convierta en un mandato popular permanente, contundente y abrumador por parte de las grandes mayorías. De allí que del triunfo parcial pasemos al triunfo total.

Roberto Giusti

Roberto Giusti es un periodista venezolano que siempre ha perseguido el conflicto. Muy joven empezó su carrera como reportero de sucesos en Radio Caracas Radio. En búsqueda de historias se fue a Mérida,...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *