Álvaro Uribe Vélez, preso en casa cárcel.
Álvaro Uribe Vélez, preso en casa cárcel (foto montaje).

La casa por cárcel que decidió imponerle la Corte Suprema de Justicia al ex presidente colombiano Alvaro Uribe, debe haber sido festejado con  champaña en el Palacio de Miraflores. A fin de cuentas cortarle las alas a uno de sus temidos y peores enemigos,  es un obsequio que la  Corte  Suprema de Justicia le brinda al ocupante (Nicolás Maduro) y a su variopinta de corte tropical y proverbial desenfedado.

Quizás  los jueces no se detuvieron a considerar  los efectos políticos de su decisión, tanto adentro como afuera del país, ajustándose únicamente  a los hechos y solo a los hechos. Pero también podría ser todo lo contrario, es decir, que se haya obrado al margen de la realidad y lo que hay es una intención muy lejana de hacer justicia.

En todo caso, hasta ahora lo único claro es que los otrora bandidos recibieron el obsequio de unos curules sin mover un dedo para ganárselos mientras quien los combatió ha sido enviado derechito a su casa para sacarlo del juego. Pero cualquiera que fuera la verdad y el proceso se prolonga, como todo parece indicar,  el poder judicial estará sometido a toda clase de presiones ante país  dividido y cansado de la violencia.

 

Roberto Giusti

Roberto Giusti es un periodista venezolano que siempre ha perseguido el conflicto. Muy joven empezó su carrera como reportero de sucesos en Radio Caracas Radio. En búsqueda de historias se fue a Mérida,...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *