Por: Renato Giusti

El vicepresidente Joe Biden está en el rango más alto,


ante las futuras elecciones presidenciales, en este momento. Su campaña ha aumentado en millones el número de electores, mientras el presidente Donald Trump está atrapado en el descenso de su popularidad debido, en gran parte, a su desempeño inapropiado ante la crisis del COVID-19. ¿Logrará permanecer en el primer lugar durante los próximos tres meses o lo superará la candidatura de Trump?

Muchas cosas podrían cambiar en el próximo trimestre. Recordando las elecciones presidenciales de 1988, entre el candidato demócrata Michael Dukakis y el republicano George W. Bush, vemos cómo Dukakis estuvo en el primer lugar durante aquel mes de agosto, con el mismo 7% de margen entre su candidatura y la del opositor, tal como Biden ahora. Tres meses después, Bush volvió a subir en las encuestas con un 12% y logró ganar las elecciones con un 8% final. Pero ahora, algo diferente podría pasar. En mi opinión existe un aprendizaje que derivó de las elecciones presidenciales de 1988, y que se adhiere a la capacidad de predecir qué pasaría después de las elecciones.

Un detalle importante para corroborar lo que vendría, es pensar en lo que aún no conocemos: su elección de la vicepresidencia. De acuerdo con quienes lo apoyan, la nueva vicepresidenta será elegida entre dos candidatas afroamericanas: la senadora Kamala Harris y la embajadora Susan Rice. Personalmente, Biden conoce profundamente a la embajadora Rice pero Harris ha sido reconocida públicamente como una persona valiosa que ayudaría a Biden en la campaña. Si la tradición continúa, Biden elegirá a su vicepresidenta este viernes, antes de la Convención Nacional Democrática que tendrá lugar el 14 de agosto.

Este año, las convenciones de los dos partidos mayoritarios serán diferentes. Mientras que la Convención Nacional del Partido Republicano seguirá estando en Charlotte, Carolina del Norte, solo un número limitado de personas podrán participar en este encuentro, donde no se incluirán los medios de prensa. Del otro lado, la Convención Nacional Demócrata continuará en Milwaukee con la presencia del vicepresidente Biden, quien aceptará su nominación desde el estado donde está registrado, Delaware, más allá de Wisconsin.

Los tres debates presidenciales, así como el debate vicepresidencial, continuarán en sus espacios. Los asesores de campaña de Trump manifestaron que deseaban un cuarto debate en septiembre pero la Comisión de Debates Presidenciales, que organiza estos encuentros, no aprobó su solicitud, destacando que en el 2016, cuando las votaciones fueron similares, solo el .00069% del electorado votó en ese mes. Mientras más personas quieran votar por correo en el 2020, el cronograma del debate actual será altamente aplicado.

Aún si Biden continúa aumentando este margen de votos, todavía es muy temprano predecir que el sería el próximo Presidente de los Estados Unidos. Si Trump se esfuerza en hacer realidad sus deseos de reelegirse, tendría que ganar los votos independientes, algo que por ahora, no ha logrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.